Lota, 1960: la huelga larga que desgarra

portada.inddNo hay que juzgar un libro por su portada, dicen. Pero es que la de Lota, 1960, la Huelga Larga del Carbón, es imposible que no te llame. Es tan hermosa y desoladora como su contenido.

Este libro es en realidad un objeto histórico y de colección, un lugar donde confluye la certera pluma de Alexis Figueroa y las tintas de reconocidos ilustradores, entre ellos el gran Claudio Romo, para generar cinco historias, cinco miradas -cada una de ellas con un color- que nos cuentan (a veces incluso nos interpelan directamente), cómo fue esta huelga que marcó nuestra zona y que fue abruptamente interrumpida por el terremoto del 60.

Recorrer sus páginas es recorrernos un poco todos, es reconocernos ahí. Es dialogar con el pasado, sobre todo en un clima movilizado y bullente como el actual, para saber cómo fue, qué se hizo bien, qué se hizo mal, por dónde podemos aprender y hacerles honor a los que antes lucharon por nosotros y así recordar que todo lo que hacemos hoy repercutirá en el mañana. ¿Eso de dejar el mundo un poco mejor que como lo encontramos? Sí, ellos lo hicieron, ¿cómo responderemos? Al menos les debemos no olvidar.

Los dejo ahora con la descripción de los propios editores, porque desborda un cariño que -les prometo- se refleja en sus páginas:

Este libro comenzó a idearse a finales del año 2012. En ese entonces, conversábamos respecto a las posibles ediciones futuras de Nébula. Nuestra editorial es pequeña, y aIMG_2197caso nuestro desafío sea hacer al menos un buen libro por año. Este es uno. Para lograrlo nos propusimos trabajar con un grupo de excelentes ilustradores, conocidos tanto a nivel nacional como internacional, en un sistema tal que permitiese a cada uno desarrollar su estilo en su respectiva historia, con guiones proporcionados por Alexis Figueroa. Agregamos a esto una curatoría visual de Claudio Romo (que por supuesto, también fue ilustrador de una historia) y el diseño final de Hari Rodríguez, de Nébula. Se trata de nuestra primera incursión en la novela gráfica de tema histórico social. Se trata, a la vez, del rescate de diversas miradas sobre un suceso de características épicas, como lo fue la Huelga Larga del Carbón de Lota en el año 1960, en Chile, VIII Región. Hubo un tiempo en que nuestra región fue principalmente fabril y obrera, y los grandes complejos industriales alimentaban la vida en las ciudades. Lota, Tomé, Chiguayante, por nombrar los más cercanos, trabajaban incrustados en la economía regional. Pero después pararon. Hoy en día quedan ruinas en Lota, en Chiguayante, en Tomé. Son testimonios de las nuevas condiciones de la economía mundial. ¿Qué queda entonces? La memoria. Surgen nuevas formas, nuevos sujetos, nuevos personajes colectivos. Y es que hay una distancia temporal compleja, social, histórica entre los años sesenta y el presente post 2000. Acaso el transporte del pasado físicamente más feble sea la memoria, pero a la vez es lo único que nos permite –aún más que identidad– la noción de ser algo más que nuestra propia percepción, aislada y sola, ajena al otro, y así, sin continuidad ni historia, colectiva o personal. Hemos elegido entonces este episodio justamente como un hito, una inscripción, una grafía. Un episodio que habla y narra una voluntad de lucha y esfuerzo colectivo, una historia entonces no solo de coraje, sino esencialmente de comunidad. La historia de Lota no es una historia de “mineros”, es la historia de hombres y mujeres, niños, niñas, muchos, muchas, todos. Buscamos brindar una perspectiva artística, que proyectada en su ficción entregue este momento: Lota, 1960: la Huelga Larga del Carbón.

Pueden invertir en este libro aquí. Y ojo, que también pueden adquirir algunas ilustraciones originales (como la de acá abajo) en Zaguán (Rengo 125).

promo7

Compártelo con el mundo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

¿Cine en las galerías que albergaron cines? ¡Sí, por favor!

Proyecto Vermut es una pulenta iniciativa que empezó el 2012 bajo la nostálgica premisa de recordar y homenajear los cines antiguos penquistas, que generalmente se ubicaban dentro de galerías.

Así, Proyecto Vermut se apropia de los pasillos de estos espacios para instalar telón y sillas y mostrar películas chilenas gratuitamente.  ¿Puede ser mejor?

Las películas que se exhibirán en esta ocasión – del 22 al 30 de octubre- serán: La memoria del agua, La Once, Allende mi abuelo Allende, El Club, La Voz en off, Desastres Naturales y Naomi Campbell.

Como los mismos organizadores explican en su página, “este 2015 seguimos con la tónica del rescate de los espacios públicos, acercando generaciones en un ejercicio de encuentro sobre el patrimonio material e inmaterial de nuestra ciudad. Además, se suman al proyecto nuevos espacios de diálogo: charlas, exposiciones y talleres”.

La charla es acerca del proyecto mismo, y se titula “Cine como arte y espacio”. Expondrán Rosario Lacalle, Luis Darmendrail y Guadalupe LLoves, en un contexto de diálogo participativo. Es MAÑANA jueves 1 de octubre a las 18:00hrs, en el Aula Magna (Caupolicán 459). Entrada liberada.

La exposición en tanto, es un montaje a cargo de República Portátil sobre los cines antiguos, y estará disponible desde el 16 al 30 de Octubre en la Sala Federico Ramírez Sepúlveda (O´Higgins 525).

Patricio Loutit dicta el taller de guión cinematográfico, dos sesiones de 4 horas cada una cuyo objetivo es introducir al alumno en el mundo de la escritura audiovisual a través de distintos procesos, metodologías y técnicas utilizadas en la construcción de un relato cinematográfico.  29 y 30 de octubre de 10:00 a 14:00hrs en el Centro Artístico Concepción (Rengo 269). Inscripciones: info@proyectovermut.com

Toda la programación la pueden encontrar en la página www.proyectovermut.com donde también encontrarán estos mini documentales de los cines de antaño. Hermoso.

Compártelo con el mundo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone