Comer bien ahorrando plata y tiempo

Si usted -como yo- es uno de aquellxs que se preocupa por su salud, probablemente ya se habrá enterado de la última novedad: nuestro alimento es nuestra medicina. Ya OK, ese tal Hipócrates me ganó por un par de años (a. de c.) y les contó antes esa noticia, pero por fin parece que lo estamos oyendo.

La cosa es que en esta búsqueda me topé con la pulenta nutricionista Daniela Enríquez que, como les conté hace varios meses, creó un concepto que se llama Nutrición Bioactiva y que justamente trata de mejorar la salud y alcanzar todo el potencial que tiene nuestro cuerpo -y mente- a través de la nutrición. También es la que impartió el taller para rescatar esos alimentos que se ven feitos pero aún sirven! Que les conté esa vez.

En esta cruzada para que la gente coma bien, Daniela está constantemente realizando talleres, algunos de desintoxicación, otros para aprender a comer balanceadamente, etc. Pero el que va a hacer este sábado 30 de enero es uno que a todos-todos nos va a venir bien. Se trata de un taller para hacer bowls nutritivos, el que está diseñado para aprender a crear una comida balanceada, con alimentos naturales pre elaborados en casa, a través del método “Batch Cooking” o “Cocina por Lotes”, en donde te dedicas a cocinar solamente dos días a la semana. El resultado serán bowls que cumplen con todos los requisitos para que te alimentes sano y balanceado durante 7 días.

El taller se realizará de 16:00 a 19:00 hrs. en las Lomas de San Andrés, Concepción. Tiene un valor de $20.000 y un descuento por Pareja: $36.000.

Incluye: Clase Teórico-Demostrativa, Degustación, Guía Educativa y Recetario.
· Inscripciones a: nutricionbioactiva@gmail.com / +56 9 5026 6611
· Plazo de Inscripciones: Viernes 29 de Enero.
Participa en el ^^Sorteo^^ de *UN CUPO AL TALLER BOWL NUTRITIVO (solo para Residentes de Concepción) o EL RECETARIO DEL TALLER BOWL NUTRITIVO (para quienes se encuentren en otras ciudades) a través de Facebook.

Compártelo con el mundo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Cómo hacer arepas y no morir en el intento

Dentro de las cosas que me encanta hacer, comer, se encuentra dentro de las prioridades, y asumiendo que en mi caso el panorama es distinto, pues hace siete años que soy celíaca, las opciones se van acortando. No obstante tomando en cuenta que soy media floja pa´ la cocina, mis opciones se van reduciendo aún más.

En este afán por la búsqueda de comida fácil y sabrosa, un día de lluvia quise hacer arepas, pues son similares a las sopaipas de invierno, pero de maíz, y para mi sorpresa, fue tan fácil, práctico y quedaron tan ricas, que quise compartir esta experiencia culinaria para gente que tiene problemas con la cocina.

Primer paso, ir a su supermercado amigo, claro que debe ser de los grandes pues en el de barrio no creo que encontrarán la harina maestra. Esta harina se llama PAN, es de maíz, el paquete es de color amarillo y sale una morenaza con un pañuelo en la cabeza, me recuerda a las galletas morochas en donde salían dos niñitos morenitos adorables. Aprovecha de comprar pollo, queso, champiñones o lo que quieras echarle a tu arepa, esto es como el sushi o taco, todo chilenizado, así es que tienes permiso para echarle hasta palta, ketchup, o lo que tengas en tu refri. Sé que los venezolanos y colombianos lo preparan distinto, ojalá me inviten a probarlos.

Los ingredientes son bien simples, dos tazas de harina, 2 ½ tazas de agua y una cucharada de sal (le eché menos sal, porque no me gusta, y quedó perfect). Primero viertes en un bowl la harina, luego le agregas la sal, después viertes el agua y lo dejas reposar un ratito, después mezclas los ingredientes con tu mano y comienzas a hacer estas pelotitas de arepas, haces una bolita y luego la aplastas para que queden ovalados. Después tienes dos opciones, puedes freírlas u hornearlas, yo prefiero horneadas porque no me gusta mucho la fritura con excepción de mis queridas papas fritas. Así es que con 15 minutos al horno estarán más que listas, luego las abres por la mitad le pones queso y otros, y lo puedes dejar un ratito más para que se derrita. Y walá, quedas como rey o reina sin mucho esfuerzo.

 

 

 

Compártelo con el mundo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone