Birdwatching en la Isla Santa María

bird1¿Qué les parece si les cuento que un grupo de amantes de las aves de Conce, está organizando una travesía de observación en un viaje de 4 días por la Isla Santa María?, ¿maravilloso no?

Todo esto, está en manos de Birdwatching Bio-Bio, agrupación que nació ante la necesidad de desarrollar Turismo Ornitológico o Aviturismo en la región, y a la vez crear una oportunidad de negocio, donde su objetivo mayor es aportar al desarrollo sustentable. Su líder es Juan Machuca, estudiante de Administración en Ecoturismo, quien es amante de la naturaleza desde pequeño, de hecho organizó actividades al aire libre y de educación ambiental desde el año 2012 con la organización Penco ecológico, “ahí tuve la oportunidad de participar en un taller de observación de aves, invitado por Pablo Azua de la Fundación Sendero de Chile, que fue dictado por Manuel Rojas Martínez, desde ahí comenzó mi interés mayor por las aves y su estudio”, señaló.

Las actividades de Birdwatching Bio-Bio se caracterizan por ser responsables y conscientes con el medioambiente, traspasando sus conocimientos hacia la comunidad y empaparlos con el amor hacia la naturaleza a través de la observación de aves. Actualmente Juan trabaja junto a su amigo Iván Torres, médico veterinario con gran conocimiento en fauna silvestre, especialmente en biología, ecología y conservación de las aves, quienes se encargan de guiar con sus conocimientos a todos los participantes.

bird3Esta travesía a la Isla Santa María, es una aventura de 4 días y 3 noches, todo comienza en el muelle de Lota donde abordarán la motonave doña Price, transporte que tiene una capacidad para unas 60 personas. “Una vez zarpando comienzan a aparecer las primeras maravillas del viaje, acompañados por la fauna marina nativa de Chile, se pueden observar mamíferos, peces y aves marinas, lobos de mar (Otaria flavescens), chungungos (Lontra felina), y si la suerte nos acompaña podríamos ver ballenas y delfines”, destacó. Sin embargo el espectáculo estará a cargo de la fauna plumífera ya que podrán observar varias especies de aves marinas como el Pinguino de Humboldt, Pinguino de Magallanes, Fardela Negra, Fardela blanca, Gaviotín Monja, Golondrinas de Mar, Salteadores, Cormorán Imperial y Albatros -aves voladoras de mayor envergadura en el mundo-, donde el mayor exponente es el Albatros Errante que puede llegar a medir casi 4 metros.

bird2Llegando a la isla los espera toda la cultura local, conocerán Punta Guanay, uno de los lugares más hermosos de la Isla donde se encuentra una colonia de nidificación de Cormorán Imperial, Cormorán Guanay, Cormorán Lile y otras aves marinas junto a una gigantesca Lobería donde se han contabilizado más de 5.000 individuos en verano. El segundo día es un recorrido de 10 km por el puerto sur, a un lugar llamado Punta delicada, donde podrán observar una gran cantidad de aves playeras, de humedales y praderas asociadas a estos ecosistemas. Y el tercer día viajarán al puerto norte donde conocerán los inicios de la actividad ballenera en la región y recorrerán las playas observando algunas especies como el Pilpilén negro y otras.

¿Y por qué la Isla Santa María? porque posee más de 110 especies de aves y porque buscan promover el desarrollo de ecoturismo en la isla, “no se le ha dado el valor que merece porque al pasar de los años sus ecosistemas se han ido deteriorando. De este punto de vista el recurso de ave y fauna puede ser sin duda un atractivo turístico con gran potencial que permitiría educar tanto a la comunidad y a los visitantes de la isla sobre la importancia de las aves y sus ecosistemas”, señaló Juan Machuca.

 

Para mayor información, comunicarse con Juan Eduardo Machuca Montero, de Birdwatching BioBío al correo: turismornitologico@gmail.com / Celular: +56 9 62428982.

Fecha: Viernes 08 hasta el Lunes 11 de Enero 2016

Horario de ida Viernes: 09:00 am muelle de Lota.

Horario de regreso Lunes: 07:00 am Isla Santa María.

Esta actividad está abierta para personas entre 10 a 60 años.

 

Incluye:

Taller de observación de aves

Transporte Marítimo ida y vuelta

Alimentación: Desayuno, almuerzo y cena en Hostal

Alojamiento en Hostal.

Guías Especializados en Observación de Aves.

Compártelo con el mundo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

En busca de las Bordadoras de Copiulemu

Esta historia parte con un regalo inspirador y una familia de compradores compulsivos. Mentira. O sea, en realidad es verdad, pero digámoslo de una forma más bonita porque el objeto de deseo responde al comercio consciente, local, y MARAVILLOSO.

Unos amigos me regalaron para mi cumpleaños el libro que recopila parte de la experiencia de la artista Rosemarie Primm con las bordadoras de Copiulemu, un proyecto alucinante de arte y aporte al desarrollo e identidad de una comunidad. Más información en este video.

Así que, después de mostrarles el libro a mis padres –unos bacanes- aprovechamos el día siguiente que era feriado con sol para endilgar para allá. Tomando la ruta 148, llegas en unos 40 minutos en auto.

Es un pueblo pequeño, y siguiendo la única calle más ancha que se ve desde la carretera, llegas hasta la cima de la loma a la Casa de la Cultura, donde están en exhibición los trabajos de las bordadoras. Al lado está el jardín infantil, también gestionado por Prim. Si tienes la misma suerte que nosotros, encontrarás la Casa cerrada, y estarás obligado a conversar con el vecino de la casa de en frente, el que tiene las llaves, quien te esperará pacientemente a que tus ojos se empapen del detalle colorido de las lanas tejidas sobre arpilleras, que cuentan las historias que él vive día a día. También tendrás la suerte de que te invite a su casa y te muestre todos sus tesoros: antigüedades increíbles, como molinos, máquinas de coser, y hasta escopetas, y los frutos de la tierra: todo tipo de callampas, changles, sus miles de gatos y deuncuantohay. Y si tu corazón es puro, él moverá sus hilos para que una de las bordadoras te firme el libro.

Saldo del viaje: Tres arpilleras, muchos pocillos de greda, varias bolsas de changle, y los cachetes adoloridos de tanto sonreír.

Compártelo con el mundo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone